La trama de una cultura

El origen del telar es tan antiguo que casi se pierde en el inicio de los tiempos. Sin embargo, es razonable suponer que se desarrolló a partir de que el  hombre procuró cubrir su cuerpo y comenzó a fabricar textiles una vez que logró pasar de la etapa de la recolección y la caza a la etapa de la cría de animales en calidad suficiente para que su pelo o lana pudiesen ser hilados, utilizando también fibras vegetales. Existen hallazgos arqueológicos en Egipto que corresponderían al siglo XI antes de Cristo. Otros autores se refieren a hallazgos más antiguos en Sumeria, de comienzos del segundo milenio  antes de Cristo.

Hoy, los telares pueden variar en tipo, tamaño o grado de complejidad de su construcción, pero siguen siendo, en la mayoría de los casos, simples estructuras de madera de forma rectangular, destinada a mantener la tensión de la urdimbre, de modo que puedan pasar las fibras horizontales que constituyen la trama. Y seguimos tejiendo prendas,  mientras la libertad de las manos refleja la historia personal, así como los elementos ocultos en nuestro interior

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s